Trastornos psicosomáticos

A pesar de que habitualmente, en la sociedad separamos la medicina de la psicología, es muy difícil separar los problemas físicos de los psicológicos, y cada vez más médicos y psicólogos tratamos de aunar esfuerzos para trabajar conjuntamente en el tratamiento de las enfermedades. Se trata de resultar útiles para mejorar la calidad de vida del cliente.

Cualquier proceso médico tiene un efecto sobre la esfera psicológica, no solo en cuanto a las dificultades y limitaciones que supone para la persona,  también por las múltiples interacciones que se generan entre los sistemas afectados y el sistema nervioso. Diversas investigaciones muestran que nuestra respuesta psicológica a la enfermedad física influye notablemente en el curso de la misma.

Todo esto implica que, numerosos trastornos médicos tienen un componente psicológico muy importante, a veces como secuela, y a veces incluso, como generador directo del mismo, existiendo trastornos psicológicos que se manifiestan directamente como signos y síntomas físicos.

La terapia psicológica ha demostrado probada eficacia para el tratamiento de muchas enfermedades médicas y la ansiedad y estrés asociado a las mismas.